5 razones por las que vuelvo al blog

En mayo de 2012 escribí por última vez en mi anterior blog, tras un total de 27 artículos y cerca de 20.000 visitas. No fue algo especialmente grande, pero tampoco tenía más pretensiones que expresarme sobre aquellas cosas que me interesaban. En aquel momento, el cambio de objetivos personales y profesionales, la nueva dinámica como emprendedor a tiempo completo y la carga de trabajo del día a día, determinaron nuevas prioridades que lo dejaron en vía muerta.

Soy incapaz de recordar la cantidad de ocasiones en las que posteriormente la falta de tiempo ha acabado por matar la iniciativa de sentarme, elaborar un poco una de esas ideas estupendas que todo tenemos de vez en cuando y poner una letra detrás de otra, para dejar algo escrito que vaya más allá de 140 caracteres y un retuit. Y sentía que me faltaba algo.

En mi caso, retomar el blog es una cuestión de interés personal y pragmatismo. Esto se debe a varias razones:

1. Escribir me exige reflexión. Tomar aire, distancia, postura de análisis y de estructuración de ideas, me permite limpiar, desarrollar y avanzar, tanto en el ámbito profesional como en el personal. Si no escribo, me es mucho más fácil escudarme en lo frenético que es mi día a día y acabar procrastinando el ejercicio de buscar lecciones aprendidas y la definición de planes de acción. En definitiva, el blog es una herramienta que me aporta higiene mental (compartida).

El Cono o Pirámide del Aprendizaje de Edgard Dale da una idea de la capacidad de la capacidad de retención y aprendizaje de un conocimiento, en función del grado de experiencia del individuo al relacionarse con el mismo. En su versión original no se incluían porcentajes y el propio autor considera que debe entenderse como una aproximación conceptual empírica, pero no científica.

El Cono o Pirámide del Aprendizaje de Edgard Dale da una idea de la capacidad de retención y aprendizaje de un conocimiento, en función del grado de experiencia del individuo al relacionarse con el mismo. En su versión original no se incluían porcentajes y el propio autor considera que debe entenderse como una aproximación conceptual empírica, pero no científica.

2. Según los teóricos del aprendizaje y el desarrollo personal (léase la Pirámide o Cono del aprendizaje de Edgar Dale), practicar una disciplina da como resultado mayor experiencia y control sobre la misma que el simple hecho de leer sobre ella. Pero contarla a otros va más allá y genera aprendizaje, no sólo en las personas que reciben el mensaje, sino también en las que lo producen. Cuando compartes lo que se te pasa por la cabeza, diseñas un guión, dibujas tus propias teorías, modelos y herramientas y pasas por el reto continuo de someter tus ideas a escrutinio, acabas adquiriendo mayor control sobre el área de conocimiento en cuestión que si solamente lo lees o lo practicas. Por tanto, para mi el blog es una herramienta de aprendizaje.

3. La razón fundamental por la que me gusta la docencia como complemento a mi actividad profesional, aparte de por el contacto continuo con el reto, gente nueva y la actitud de escucha, es la posibilidad de aprender de los propios alumnos. Esto me lleva a otra de las razones importantes por las que tener un blog: Facilitar la transmisión del conocimiento, a través de pequeñas píldoras o artículos sobre temas concretos que pueden complementar las sesiones que imparto sobre emprendimiento (startups), entrepreneurship, etc.), el negocio digital o la innovación. Y debido a que la mayoría de los participantes de mis cursos no hablan español, debo escribir en inglés si quiero alcanzar el objetivo definido.

4. Un objetivo adicional que me marco con el blog es experimentar, tanto con el contenido, como con el entorno y herramientas digitales utilizadas para su desarrollo y difusión.

5. Por último y de manera más genérica, por supuesto, el blog es perfecto para compartir ideas sobre cosas que me interesan o preocupan; las personas, lo digital, la tecnosociedad, la Cruz Roja y cualquier otra iniciativa.

O sea que y con todas las consecuencias, he decidido volver al formato blog.

Have your say