10 ideas y reflexiones para una Cruz Roja Española en época de elecciones

En Cruz Roja Española estamos de campaña electoral. El 25 de octubre de 2014 socios y voluntarios eligen a las personas que formarán parte de sus correspondientes Comités Locales (unidad mínima de la organización en el territorio). Estos, a su vez y a través de un complejo mecanismo de subida y bajada, llegarán a nombrar al Presidente Nacional, autonómicos, provinciales, locales, y toda la estructura de Órganos de Gobierno de la Institución que la liderará durante los próximos cuatro años.

Esto puede significar mucho o poco, en función de lo que sea la Cruz Roja, la gente a la que afecta o es afectada por la misma, el impacto que pueda tener cada uno de estos stakeholders en el proceso, el momento económico y social y los sueños y necesidades de mucha gente a la que podemos categorizar, de una manera muy simple, en las personas (u organizaciones) pertenecientes a colectivos vulnerables que reciben ayuda y aquellas que ayudan directa o indirectamente a las primeras.

Una de las cosas que más suele sorprender a la gente sobre Cruz Roja Española cuando se bucea un poquito en qué y cómo lo hace, es su impacto en la sociedad; su tamaño y alcance. Esto, precisamente, es lo que permite darse cuenta de la relevancia que tiene que su Dirección sea excepcional. Y, por tanto, la importancia de las elecciones que ahora se celebran. A continuación, a grandes rasgos y con el único objetivo de facilitar esta visión, comparto algunos grandes números de Cruz Roja Española de 2014:

  • Personas atendidas: +2.400.000.
  • Personas involucradas: +1.150.000 socios, +200.000 voluntarios y cerca de 10.000 trabajadores.
  • Implantación local: Cerca de 700 Asambleas u Oficinas Locales.
  • Presupuesto: 450M€.

La sociedad en la que vivimos tiene grandes retos que resolver. Así, enseguida podemos pensar en crisis económica, social y política, corrupción, falta de trabajo, migraciones de países desfavorecidos hacia nuestras costas y de nuestro talento joven en búsqueda de oportunidades laborales a otros países, movimientos sociales que reclaman nuevos modelos de participación y derechos sociales, acceso a la sanidad y la educación, dependencia y salud de enfermos y mayores, modelos productivos y de consumo diferentes, etc. En definitiva, un panorama en el que la Cruz Roja, que es una organización grande y compleja, debe dar respuesta de manera rápida y flexible, adaptando sus habilidades, capacidades y medios para ofrecer aquello que pueda ayudar a resolver la desigualdad y vulnerabilidad en las personas y el entorno. Por tanto, el gran desafío de la Institución es la permanente gestión del cambio, con una tremenda sensibilidad y coherencia hacia todos los colectivos con los que se relaciona: Usuarios, socios, voluntarios, trabajadores, agentes sociales y Sociedad en general. Y esto es, precisamente, la responsabilidad máxima de la Dirección de una organización: Asegurar la definición de objetivos, el camino a recorrer para conseguirlos y el servicio a todos los profesionales que forman la estructura de la misma para que se alcancen.

En mi humilde opinión y en la de otras personas “de la Casa” con las que he compartido charlas, ahora que hablamos de la elección de los representantes de la Institución, no se trata de personas, sino de sus enfoques, ideas, propuestas, proyectos, compromiso y capacidades. De este modo, a continuación me permito compartir brevemente algunas de las cuestiones que me/nos parecen fundamentales para trabajar por una mayor y mejor Cruz Roja, para que esta esté cada vez más cerca de la las personas:

  1. Colectivos vulnerables. Es la razón de ser de Cruz Roja. Debemos analizar continuamente la evolución de las necesidades de una Sociedad cambiante y reforzar nuestro esfuerzo por las personas que lo necesitan, facilitando su pronta recuperación y aportando las herramientas necesarias para su integración efectiva en la Sociedad, evitando que se produzcan situaciones de institucionalización o dependencia crónica. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Potenciar la formación para la incorporación al mercado laboral y proteger el acceso a la sanidad y a una educación en valores (esto último está también relacionado con el punto 9. Diplomacia Humanitaria de este listado).
  2. Socios. Son los que permiten la independencia económica de la Institución. Existe una gran oportunidad de fortalecer el tipo de relación que la Institución mantiene con este colectivo, ofreciendo alternativas más allá de una mera colaboración transaccional o económica, la revista informativa que reciben de manera periódica y la carta de desgravación fiscal anual. Se les puede y debe involucrar de manera efectiva para aflorar talento, ideas, esfuerzos y sinergías que pongan en valor una relación de tanta confianza, cariño y compromiso como la que nos une, para fortalecer la Institución y cumplir mejor sus objetivos. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Dar a los socios la posibilidad de formar parte de una red, haciéndoles partícipes (de manera puntual o continua, según sus intereses y necesidades) de las actividades de la Institución en su ámbito geográfico correspondiente y celebrar reuniones informativas, de trabajo y asociativas con ellos (junto con trabajadores y voluntarios) de manera periódica, al menos con carácter anual.
  3. Voluntarios. Son el puntal de la capacidad operativa de la Institución y la fuente de talento, experiencia y heterogeneidad que necesitamos para adaptarnos a nuevos retos. Igualmente, son quienes tienen la responsabilidad de gobierno de la Cruz Roja. Debemos asegurar la colaboración e integración efectiva de voluntarios y trabajadores en el servicio a los colectivos vulnerables, a todos los niveles y en todos los ámbitos, potenciando la participación y representación adecuada en los órganos decisores de la Institución. Es nuestra obligación formar adecuadamente para la actividad y velar por la igualdad de oportunidades, asegurando la profesionalidad y el compromiso. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Redoblar el esfuerzo de difusión de la Formación Institucional y establecer de manera efectiva los mecanismos de comunicación entre voluntarios y sus representantes en los Órganos de Gobierno (Comités Locales), a través de diferentes canales haciéndolos más accesibles, y celebrar Asambleas Generales de voluntarios en cada territorio, al menos con carácter anual.
  4. Trabajadores. Son claves para dar continuidad y soporte a la actividad y tienen el peso de la gestión de los recursos. Es imprescindible asegurar su identificación y compromiso con la Institución, a través de su desarrollo personal y profesional, al igual que la transparencia e igualdad en el acceso a oportunidades, la integración con los voluntarios y la vivencia de los Principios Fundamentales. También es crítico asegurar el empoderamiento, delegación y autonomía en el día a día de la actividad del trabajador, para poder establecer un clima laboral sano y constructivo de corresponsabilidad, compromiso y desarrollo, fomentando la creatividad e innovación. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Todos los puestos dentro de la Institución (asalariados y voluntarios) deberían cubrirse por convocatoria abierta y evaluación de idoneidad y cumplimiento de requisitos, valorándose el desempeño a través de una Dirección por Objetivos y asegurando la conciliación del puesto de trabajo y la vida personal.
  5. Juventud. Cruz Roja Juventud es la organización hermana que debe nutrir de talento y relevo generacional a la Institución. En Cruz Roja Española debemos desaprender maneras, dinámicas y rutinas para dar paso al empuje, frescura, flexibilidad, dinamismo e ideas de personas preparadas y comprometidas que pueden y deben tomar las riendas de nuestro futuro. Es fundamental incorporarles de manera más efectiva en nuestro día a día y volver a aprender sobre sus planteamientos y procesos. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Asegurar una mayor participación de los representantes y miembros de CRJ en cualquier ámbito de decisión y actividad de Cruz Roja Española.
  6. Dirección. La actitud de servicio de trabajadores y voluntarios que desarrollan puestos de responsabilidad hacia el resto de integrantes de la Institución, es la clave para el desarrollo de una organización sana y positiva que hace crecer personal y profesionalmente a todos sus integrantes. La tarea más importante de la Directiva en cada ámbito es elegir los objetivos a alcanzar y trazar las estrategias y planes que llevarán a conseguirlo, ejerciendo un liderazgo constructivo e inclusivo. Esto se debería realizar de manera participativa, contando con los Órganos de Gobierno y de gestión de la Institución y hacerse pública y compartida con todos sus miembros. Es crítico asegurar la existencia de flujos de comunicación transparentes y multidireccionales, con una política de puertas abiertas y el fomento de una cultura de trabajo y corresponsabilidad que fomente el empoderamiento, autonomía, delegación, premie la iniciativa y no castigue el fracaso responsable. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Poner el máximo esfuerzo en la formación en habilidades personales y directivas de los miembros de la Dirección, asegurando un cumplimiento estricto de las normas de la Institución y buenas prácticas en todos los niveles y ámbitos de la misma. Asegurar un gobierno y gestión distribuido y no personalista, a través de grupos de trabajo de profesionales cualificados en cada área de responsabilidad, fomentando la renovación generacional y la rotación.
  7. Excelencia. Nuestra responsabilidad es abrumadoramente grande, no sólo con los colectivos vulnerables que reciben nuestra ayuda, sino también con los socios que dan soporte a nuestra Institución a través de las aportaciones que realizan, los trabajadores que se dejan la piel todos los días en los puestos de atención y los voluntarios que dan su vida por lo que representa la Cruz Roja. Esto exige que seamos excelentes en la gestión, exquisitos en el uso eficiente de los recursos, autocríticos con nuestra actividad, transparentes en la gestión de la información, profesionales en la toma de decisiones y consecuentes con nuestros Principios Fundamentales. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Diseñar y publicar una carta de servicios y recursos que facilite la interacción y capacidad operativa de cada oficina y territorio en su correspondiente ámbito, en su trabajo en red con el resto de la organización y con cualquier otro agente externo que la requiera, publicando (a través de Open Data) todos los resultados relevantes de la actividad y su gestión.
  8. Apertura. Debemos ser una Institución abierta e integrada con las múltiples organizaciones que nos rodean, manteniendo una actitud humilde de escucha para aprender e incorporar las mejores prácticas de cualquiera de sus ámbitos, innovando y facilitando la evolución y mejora continua. Esto resulta en una Cruz Roja más fuerte, independiente y resiliente. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Crear consejos de protección integrados por profesionales de reconocido prestigio en cada uno de sus ámbitos, para que asesoren a los Órganos de Gobierno y de gestión en sus estrategias y planes, incorporando de facto talento y recursos y fortaleciendo relaciones estratégicas con otras instituciones y organizaciones públicas y privadas (p.ej. Modelo de la Cruz Roja Americana).
  9. Diplomacia Humanitaria. Es la herramienta que permite a la Institución mantener su Independencia. Ésta exige la coherencia de defender las posiciones de nuestros Principios Fundamentales frente a cualquier tipo de interés económico, político o social, manteniendo un equilibrio responsable, consciente, tranquilo y coherente en nuestra relaciones con otras organizaciones e instituciones. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Asegurar la plena independencia económica y financiación no finalista de nuestras actividades, potenciando los canales de autofinanciación (Socios, Sorteo del Oro, Banderita,…).
  10. Tecnología. Nuestra Sociedad utiliza cada vez más las nuevas tecnologías; Internet, Social Media, telefonía IP, aplicaciones y otras muchas que facilitan el acceso a la información, la intervención y su gestión. Debemos integrarlas de manera efectiva en nuestra Institución, como herramientas, para detectar en tiempo real necesidades de los colectivos vulnerables, como un canal más de comunicación bidireccional y como un facilitador de nuestras operaciones. Un ejemplo de propuesta concreta para avanzar en esta dirección: Poner en funcionamiento un equipo de Voluntarios Digitales, tomando como referencia el modelo de la Cruz Roja Americana y de los de VOST), o de “ERIE 2.0″ que aúne las actividades de Comunicación, Salud y Socorros, Cooperación Internacional, Intervención Social y otros, para dar una respuesta más eficaz y cercana a la Sociedad y a nuestros stakeholders, no sólo en emergencias sino también en el día a día de la actividad, a través de estos canales digitales y de manera integrada con el resto del sistema nacional de Protección Civil, aunque preservando nuestra independencia e identidad.

A pesar de que soy socio y realizo mi actividad como voluntario en la ciudad de Madrid creo que todas esta propuestas, que hago tras un largo período de reflexión compartida con muchos compañeros de la Institución (voluntarios, trabajadores y socios), son de aplicación a todo lo largo y ancho de Cruz Roja Española. La mayoría de estas ideas exigen una renovación o cambio en aspectos más profundos que su propia definición y, en cualquier caso, pretenden contribuir a que tengamos la Institución que todos queremos y por la que trabajamos.

En definitiva, las elecciones en una Institución como Cruz Roja Española, son críticas para que todos alcancemos nuestro sueño; los que nos necesitan y los que trabajamos para construirlo. Necesitamos líderes fuertes y valientes. Y eso depende, en definitiva, de quienes los elegimos.

“La primera responsabilidad de un líder es definir las metas. La última es dar las gracias. En medio, el líder es un sirviente”. Max DePree.

“Las personas que no están dispuestas a realizar pequeñas mejoras, no estarán nunca entre los hombres que realizan cambios trascendentales”. Gandhi.

“Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores, eres un líder”. Jack Welch.

Eres voluntario y/o socio? Vota en las elecciones. Eres voluntario y/o socio? Preséntate a las elecciones. Aquí tienes toda la información.

Have your say